jueves, 24 de abril de 2014

Jugadas - Dreadball: Enanos vs Orcos y Goblins

Tapones contra Pieles Verdes

Hoy os traigo el primer Reporte de "Batalla" de Dreadball. Yo llevaba el equipo de enanos que se enfrentaron a un equipo de orcos y goblins con los que jugaba Tatiana (Lukaina). Intentaré comentar el transcurso de dicha partida desde el punto de vista de los enanos. Si queréis conocer como se desarrolló el juego desde el lado orco, no os perdáis el reportaje de Tatiana en su propio blog.

Y sin más complicaciones, al encuentro.

La gente va llenando las gradas del estadio. Los enanos juegan en casa así que se posicionan en el campo para controlar el balón lo más pronto posible.


Primera Entrada
Los enanos fueron tomando posiciones para ir abriendo hueco para sus lentos strikers. Un par de guards quisieron pillar desprevenidos a los enormes orcos pero sin grandes resultados. El striker más cerano al balón lo consiguió atrapar además de conseguir moverse de nuevo parapetándose detrás de sus compañeros (conseguí doble éxito al coger el balón, lo que dio una acción gratuita al striker).


Segunda Entrada
Turno de los pieles verdes. Los goblins se escabullen por el campo intentando incordiar a los enanos. Los orcos aprovechan esas distracciones para provocar slams contra ellos. Empujones, derribos e incluso un incapacitado durante dos turnos (conseguí salvar cuatro heridas de 6, por lo menos no murió...) fue lo que tuvieron que sufrir los enanos en un turno salvaje de los orcos.


Tercera Entrada
Viendo como eran superados en número, los enanos quisieron igualar la contienda. Consiguieron echar al banquillo un guard orco durante una entrada, algo es algo. El enano derribado en el terreno no consiguió reponerse para continuar, demasiado aturdido para levantarse. El striker probó hacer un pase hacia su compañero que no estaba preparada para recibir el balón y se le escapó de las manos que rebotó hasta acabar de nuevo al lado del lanzador. Con la pérdida del balón la acción pasó a los orcos.


Cuarta Entrada
Tras un slam sin muchas consecuencias de un orco a un enano, uno de los goblins, ansioso por agarrar el balón, fue a por él fallando garrafalmente. Con fortuna, el balón llegó a las manos del striker enano que no la pudo sujetar en el turno anterior, pero esta vez si se hizó con él.


Quinta Entrada
El jack derribado intentó levantarse de nuevo, sin éxito en su primera tentativa pero consiguiéndolo posteriormente. Hubo algún slam sin consecuencias. El striker con el balón se movió hasta llegar a la zona de strike anotando el primer punto del partido y la grada rugió de emoción (doble éxito al anotar así que obtuve un Fan Check). El nuevo balón apareció por el centro del campo impactando contra el goblin que se interpuso en su trayectoria pero sin graves consecuencias. El esférico quedaba muerto en el centro del terreno.


Sexta Entrada
Los enanos sufrían slams por todos los lados pero aguantaban perfectamente. El único inconveniente era que los goblins se hicieron con el balón.


Séptima Entrada
Llegando a la mitad del partido, los enanos se agarraron los machos y empezaron a repartir estopa de lo lindo enviando a un guard orco y un jack a la camilla a que les pusieran un par de tiritas y a otro goblin a que le cambiaran la cadera por una prótesis, ése no volvería a pisar un campo de juego en un tiempo. El striker que anotó anteriormente encontrándose en estado de júbilo quiso hacer una gran jugada. Consiguiendo atrapar de nuevo el balón que había volado de las manos del infortunado desecho de goblin, se acercó a la zona de strike más suculenta (la más alejada de tres puntos). Se preparó con todas sus ganas para anotar los tres puntos que le iban a catapultar al estrellato. Obnubilado por las luces de la fama se le escapó el balón de las manos, otra vez. No todo iba a ser gloria.


Octava Entrada
Los enanos centrados en la ira hacia el jugador que acababa de fallar lo que suponía una victoria bastante segura no se dieron cuenta de las raras estratagemas que llevó a cabo el equipo rival sobre el terreno de juego. Movimientos por aquí y por allí sin mayores resultados. Alguno notó algún que otro roce pero sin inmutarse.


Novena Entrada
Los enanos se desfogaron a base de golpear las armaduras negras y naranjas del rival, pero fue tal la precipitación en sus envites que alguno tuvo que retirarse al banquillo durante dos turnos. El solitario striker que aún se encontraba en la zona contraria esquivó al goblin con el que estaba enzarzado. Viendo la que le iba a caer en los vestuarios tras el partido, decidió enmendar su error. Fue a por el balón y gracias a la cabezonería propia de los enanos lo intentó una vez más. Con el balón en su posesión y consiguiendo dar una voltereta en el aire, anotó tres puntos que subieron al marcador. El público vitoreó su nombre por todo lo alto!!! (con la quinta acción el strike pudo esquivar al goblin, agarrar el balón con doble éxito, lo que le otorgó una acción gratuita que fue mover y lanzar un strike que consiguió con otro doble éxito. Así que dos Fan Check para los enanos, uno por anotar tres puntos y otro por el Showboat del doble éxito).


Décima Entrada
Viendo el desenlacé del partido en sus últimos minutos, los orcos se encabronaron y los enanos sufrieron una baja importante entre sus jugadores. Siempre le recordarán como a un rechoncho y entrañable cabezota.


Undécima Entrada
Los guards enanos no podían permitir la pérdida de su compañero y se liaron a guantazos, pero las lágrimas no les dejaban ver con claridad. El otro striker que defendía posiciones en su propio campo no quería ser menos que su compañero e idearon una jugada maestra entre los dos. Mientras uno iba a tomar posiciones para una fácil recepción, el otro iba a coger el balón el cual acechaba un asqueroso goblin. Consiguió agarrarlo pero claramente el sucio goblin le puso la zancadilla al intentar alejarse. El balón rebotó hasta alcanzar la zona de strike enana.

Duodécima Entrada
Movimientos aleatorios de los anímicamente agotados goblins y dos turnos abatido el striker del partido.



Decimotercer Turno
Viendo que los goblins podían cambiar por completo el resultado en una sola jugada, dos enanos entraron a la cancha para evitar males mayores. Uno de ellos se recorrió casi la mitad del campo haciendo un sprint para quedarse cerca de la bola. No lo tenían pensado de primeras pero el striker derribado se incorporó de un salto zafándose al mismo tiempo del goblin que le molestaba e internándose en el campo contrario. El jack que se pegó el sprint vio la oportunidad de recoger el balón y lanzar un pase más que perfecto al striker desmarcado, el cual recibió con clase acróbata, entró en la zona de strike y anotó lo que sería el último punto y victoria asegurada de los enanos!!! (de nuevo con la quinta acción y bastante suerte el jack lanzó el balón con tres dados menos el de haberse movido, el striker consiguió dos éxito al atrapar el balón lo que le concedió una acción gratuita que fue mover y lanzar strike)


Decimocuarta Entrada
Los enanos celebrando ya la victoria vieron como el equipo contrario empezaba a abandonar el campo de juego. Los orcos bramando y rugiendo al Refbot, se negaron a jugar los últimos segundos de partido y se enzarzaron con el público que les abucheaba. Los goblins aprovecharon el descontrol para encararse con las cámaras y cortar la transmisión de los momentos finales del partido.

Y bueno, hasta aquí la retransmisión del partido, espero que os sea amena. Y recordar que en el blog de Tatiania: A Shoggoth on the roof, teneis el partida desde el lado piel-verde. Cuando acabe con los Otokodate de Kensei terminaré estos orcos y goblins que véis en las fotos, que los dejé a medias.

Un saludo a todos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada