Recopilación Trasfondo - Last Saga

Recopilación del trasfondo que han ido colgando en la campaña de Kickstarter de Last Saga


Después del trágico evento que llevó a la destrucción de la Tierra, el resto de colonias humanas esparcidas por toda la Galaxia se unieron en un esfuerzo común por su deseo de sobrevivir. Ahora conocidos como El Concilio, bajo un gobierno republicano descentralizado para evitar la destrucción y volver a caer en el caos, la humanidad ahora busca su lugar en la galaxia donde están solos de nuevo. Estructurada militarmente, la sociedad sabe que su única opción para sobrevivir a las hostilidades es luchar. Por eso, a cada niño se le enseña a disparar y seguir órdenes, sabiendo que la posibilidad de ser llamado a filas es permanente.
Seguir leyendo
El Origen de El Concilio
A finales del siglo XXI, en su afán de exploración espacial, la humanidad encuentra restos de una antigua civilización, aparentemente ya extinta. Esta civilización, nombrada por los arqueólogos como “Los Titanes”, en clara referencia a la mitología griega, hacía uso de una avanzadísima tecnología de viajes espaciales.

Tras años de investigación, científicos humanos consiguieron reproducir los avances de los Titanes, e incorporar a las naves humanas la tecnología de desplazamiento.Dicha tecnología permite navegar en las corrientes cósmicas que emanan desde el centro de la galaxia, causando un desplazamiento casi instantáneo entre diversos puntos de entrada, llamados “embarcaderos”, a dichos flujos energéticos.
Seguir leyendo
Equipados con dicha tecnología, los grupos de exploración comenzaron a extenderse por la galaxia. Así dio comienzo a una época dorada de avance para la humanidad, con nuevos descubrimientos y aplicaciones para la tecnología de “Los Titanes”, nuevas colonias en planetas habitables y bases en multitud de sistemas.

Gracias a una de las aplicaciones desarrolladas, la comunicación entre todas las colonias humanas era prácticamente instantánea, ya que flujos de información podían recorrer las corrientes cósmicas de igual modo que las naves. De esta forma, el gobierno terrestre, mantuvo el control de todas las colonias en expansión durante siglos.

Sin embargo, a medida que el número de colonias y la distancia respecto a la Tierra aumentaban más y más, también lo hacía el sentimiento de independencia de muchas de ellas. Pese a los intentos de endurecer el control por parte de la tierra, una época turbulenta daba comienzo. Tras varias represiones muy poco delicadas por parte del gobierno central, múltiples colonias comenzaron una rebelión, y pronto se sumaron muchas más.

Durante esta época, la humanidad sufrió una transformación de corte militar, provocada por la guerra continua: nuevas naves de guerra se desarrollaron, preparadas para la batalla en el espacio y ataques sobre planetas, así como soldados entrenados para incursiones especializadas en nuevos entornos. Esto irónicamente, fue lo que más tarde salvaría a la humanidad.

El primer contacto con una sociedad alienígena fue devastador. Más tarde conocido como El Imperio, esta sociedad liderada por poderosos tiranos esclavistas atacó la Tierra ferozmente y por sorpresa. Poco preparada para una agresión de esa magnitud, ya que las contiendas se libraban en las colonias más alejadas, esta quedó devastada completamente mediante bombardeos orbitales.

A continuación quedaron claras las intenciones de los atacantes: después del ataque inicial, comenzaron una campaña de conquista sobre las colonias ahora desorganizadas y sin gobierno, esclavizando a la población para engrosar su maquinaria de guerra. Aquellas que conseguían organizar una resistencia, eran destruidas sin piedad, lo cual suavizaba al resto, que solo podía observar con impotencia como mundos completos eran esclavizados o destruidos.

Finalmente, las colonias más alejadas tuvieron tiempo de organizarse y formar una resistencia. La destrucción del planeta natal de la humanidad pesaba en la conciencia, y eso hizo apartar las diferencias y unirse bajo una bandera común. Fue el nacimiento de EL Concilio. Unidos, y con la maquinaria de guerra que durante siglos se había desarrollado, la humanidad pudo dar un golpe sobre la mesa y detener la campaña de El Imperio, estableciéndose como una potencia galáctica.

Organizada una respuesta, El Concilio empezó a obtener información de los conquistadores: de dónde venían, qué buscaban, y lo más importante, no se trataba de una única raza.

El Imperio, mediante la invasión y el esclavismo, era como una bola de nieve enorme, anexionando mundos y creciendo cada vez más, alimentado por una conquista sin límites. Debido a ello, se componía de una mezcla heterogénea de razas alienígenas de diversos puntos de la galaxia, liderados por los Tiranos, la raza original.

Además, la humanidad tuvo conocimiento y finalmente entró en contacto con otras sociedades alienígenas lo suficientemente fuertes como para enfrentarse a la dominación de El Imperio. Sin embargo, esto no los convertía en aliados, ya que cada una de ellas tenía unas motivaciones e intereses totalmente distintos, causando constantes choques por el control de recursos.

Liderados por una República, con representantes de las distintas colonias, la humanidad tiene ahora un objetivo común: sobrevivir en una era de guerra y encontrar su sitio en la galaxia.

Unidades de El Concilio



Oficial Táctico
Después de la reforma de los ejércitos, la jerarquía interminable fue eliminada al instante. Ahora, las tácticas a gran escala se gestión en tiempo real desde el Centro de Mando gracias a la inteligencia de "apoyo táctico y asistencia". Sin embargo, cuando las tropas se encuentran cara a cara con el enemigo, se necesita una figura con autoridad.

El Ofcial Táctico está a cargo de las últimas decisiones en el campo de batalla. Inteligente y valiente, sabe cómo funcionan sus unidades y sus capacidades. Pero como "hay veces que debes hacerlo por ti mismo", su equipo está a la par con la situación, y sabe como utilizarlo.




Dragón
La armadura de combate no tripulada Dragón es la punta de lanza de El Concilio. Equipado con armas de apoyo pesado y un blindaje grueso, este androide puede soportar el fuego enemigo mientras cruza a través de sus filas.

Equipado con armas de apoyo pesado y una gruesa armadura, este androide puede soportar el fuego enemigo más intenso mientras se interna en sus filas. La única opción del enemigo cuando esta monstruosidad está a la vista es coger las armas más potentes y rezar para disparar los primeros.






Comando
Un entrenamiento extremo permite que el Comando sea una unidad sigilosa y flexible, haciendo su mejor trabajo creando confusión y desorden en las unidades enemigas. Con estas habilidad de infiltración, siempre va muy por delante del resto del grupo, presionando al enemigo al tiempo que permite a sus aliados tomar posiciones.

El Comando es una unidad flexible, capaz de utilizar una amplia variedad de armas. Esto le da una gran ventaja en su terreno natural: tierra de nadie.






Cuervo Negro
Audaces y atrevidos, estos adictos a la adrenalina se unen a la furia del combate saltando a kilómetros de altura, haciendo coincidir la apertura del paracaídas con los últimos instantes de la caída libre. Se dice de ellos que traen la muerte debajo de sus alas, por eso el nombre de Cuervo Negro les encaja perfectamente.

Con la habilidad de aparecer en el momento y lugar del campo de batalla donde más necesidad haya, los Cuervos Negros ofrecen una ventaja táctica muy elevada. Combinando esto con armas de apoyo y variedad de granadas, aterrizan sobre el enemigo desde el cielo, llevando mucho más que malas noticias.



Desde un planeta natal desconocido, los alienígenas conocidos como "Uruhvel" viajan en sus naves biotecnológicas. Sus objetivos y motivaciones son aún desconocidos, así como cada pedazo de información obtenido de ellos proviene de la especulación y observación en el campo de batalla. Rápidos y precisos, aparecen normalmente cuando otras razas hacen descubrimientos en nuevos planetas o encuentran recursos, así es común pensar que buscan algún tipo de conocimiento.
Con apariencia semejante a la humana, hacen crecer en sus cuerpos diferentes tipos de simbiontes que aumentan sus características. Éstos toman la forma de piezas de armadura, dispositivos de comunicación, sistemas de apoyo vital o armamento, entre otras cosas, demostrándose tan efectivos como la tecnología humana.
Seguir leyendo
Unidades Uruhvel



Calamidad
La unidad de apoyo pesado Calamidad, está equipada para mantener el ritmo rápido y ágil que caracteriza a los Uruhvel, lo que les permite llevar la capacidad de destrucción de las armas pesadas al punto más necesario en el campo de batalla. Un formidable oponente, capaz de reducir a los objetivos más fuertemente blindados.





Vespidae
La unidad de aerotransporte Vespidae tiene la capacidad de lanzarse directamente detrás de las fuerzas enemigas, consiguiendo causar estragos entre los enemigos o llegar a puntos estratégicos rápidamente.
Equipada con armas ligeras con alta cadencia de fuego, ideal para el combate cerrado y cubierto con una bio-armadura ligera diseñada específicamente para soportar desde ambientes hostiles al vacío del espacio.




Acechador
La primera vez que una fuerza de combate de El Concilio se enfrentó a un Acechador de los Uruhvel, fue trágico. El primer soldado que cayó en medio del claro mostró que atravesar corriendo no era buena idea. Buscar al enemigo causó otra baja y cuando por fin se le encontró, parecía ser que los disparos no le afectaban justo antes de desaparecer. La designación como Acechador surgió al instante.
Silencioso y paciente, cubierto con una capa simbiótica que hace que se vea borroso y difícil apuntarle. El Acechador puede permanecer horas esperando que su objetivo aparezca y cuando lo hace dispararle un tiro certero con munición venenosa gracias a su rifle biotecnológico. Desde la nada, causan un terrible miedo en sus enemigos, provocándoles una constante impresión de ser vigilados y la sensación de ser la presa.



Los Saanar son una raza alienígena muy abundante, repartidos a lo largo de la galaxia bajo el mando de poderosos "Príncipes Mercaderes", muy a menudo enfrentados entre sí en una interminable batalla por el poder. Alrededor de estos líderes, prospera gran cantidad de comerciantes, corsarios, mercenarios y criminales que componen su sociedad, buscando cualquier cosas que comprar o vender en los mejores casos, pero robar, chantajear o saquear es mucho más frecuente. Indisciplinados y anárquicos, los grupos Saanar tienden a carecer de comunicación y apoyo entre ellos, siendo la mayor parte de sus fuerzas auto-suficientes. Pero esto suele ser su as bajo la manga, ya que sus unidades no dependen unas de otras para ser efectivas en la batalla.
Seguir leyendo
Unidades Saanar



Contratista
Los Príncipes Mercaderes recurren a contratistas cuando hay que llevar a cabo una trabajo. Rudos y con experiencia, requisitos necesarios para manejar a la dotación de la que dispone, estos oficiales conoces los trucos más sucios para ganar ventaja en la batalla. Un amplia gama de armas disponibles hace de ellos un oponente flexible y temible, ganándose el respeto entre la tropa y creando odio en el corazón del enemigo.




Corsario
La unidad más común en los grupos de incursión de los Saanar. Estos soldados de fortuna se unen a escuadras de incursión buscando un golpe de suerte. Indisciplinados y salvajes, pero con un amplia variedad de armas a su disposición y una astucia bien aguda, no dejan pasar ninguna oportunidad de saquear, mostrando una gran ferocidad cuando hay riquezas a la vista.





Asesino del Gremio
Algunas veces los líderes de los Saanar contratan a especialistas de alto coste cuando se necesita un trabajo limpio. Rápidos y letales, equipados con armas blancas y la capacidad de manejarlas, los Asesinos del Gremio pueden acabar con casi cualquier enemigo en un combate a corta distancia. Sin embargo, para llegar a ser efectivos, deben acercarse rápidamente, puesto que no están equipados para recibir fuego intenso directo.





Perro de Guerra
Ligeramente protegidos y siempre equipados con las armas más grandes que puedan encontrar, estos especialistas del armamento pesado llevan el caos y destrucción allá donde van. Sus opciones de equipamiento les causa tener menor movilidad que otros aliados, pero su potencia de fuego merece la pena. Los líderes de las incursiones los contratan cuando se espera enemigos con armaduras pesadas, pero algunas veces el caos alcanza también a sus aliados, así que no siempre son bienvenidos ni muy populares.




Agente Libre
El Príncipe Mercader Velphor pensó que entrar al negocio mercenario sería rentable, pero no previó el éxito de esa idea. Generaciones más tarde, el Star Chaser Group es la fuente principal para encontrar mercenarios eficaces que poder contratar. Así, todo Príncipe Mercader sabe cuando llegan los trabajos difíciles.
Polivalentes, efectivos y sin piedad, los mercenarios entrenados por la S.C.G. normalmente utilizan la ayuda de sistemas robóticos, controlados por implantes neurales para apoyar en la batalla. Esa eficacia y entrenamiento se deben pagar, no hacerlo acarrea consecuencia que un Príncipe Mercader nunca debería considerar.

Grot
En el planeta Saanar, dos razas parecidas coexistieron durante milenios. Una de ellas, los Grot, no tenía la inteligencia necesaria para la evolución hacia una era tecnología, pero eran físicamente impresionantes, así que encontraron una alternativa a la extinción como ayudantes, trabajadores y guerreros en las filas de su raza hermana, los posteriormente conocidos como los Incursores de Saanar.
Moles gigantescas de músculos, los Grot algunas veces acompañan a los grupos incursores. Su poca inteligencia no los hace adecuados para tácticas complejas, pero cuando es necesario una apisonadora desatada para despejar el camino, los Saanar tienen una opción rápida y fácil.



El planeta natal de los guardianes está cerca del centro de la galaxia. en el Scutum Arm. El Primer Vigía gobierna desde ahí, liderando sobre una serie de linajes que veneran el honor y la familia. Poseedores da la tecnología más avanzada en la galaxia, sucumben a la arrogancia y la ostentación, viendo a las otras raza como meros bárbaros y seres inferiores, tratándolos de manera fría y con desdén en el mejor de los casos.
Seguir leyendo
Unidades de Tanaor

Maestre
Siendo la máxima autoridad entre las filas de la Order de la Guerra, el Maestre es una figura de poder. Ejemplos del honor, la dedicación y la servidumbre de las sociedad Tanaori, estos guerreros sin igual siempre van a la batalla al frente de sus compañeros Caballeros.
Fuertemente blindados, equipados con armamento muy potente, y con una maestría táctica, el único punto débil que tiene los Maestre son su honor y orgullo, lo que lleva a cierta inflexibilidad en sus formaciones. Mientras muchos enemigos tratan de explotar eso, sólo unos pocos sobreviven lo suficiente como para poder echar un segundo vistazo a estos increíbles guerreros.


Exiliado
Entre las filas de los Guardianes de Tanaor, el fracaso nunca se perdona. Pero cuando esto sucede, y los Tanaori caen en gracia, sus únicas opciones es continuar en el camino de la vergüenza como un Exiliado, haciendo los trabajos que los Guardianes no quieren ni imaginar.
Debido a su diversa procedencia, el Exiliado puede equiparse con un amplia gama de armamento, siendo aprendiz de todo pero maestro en nada. Combinándolo con algunas "tácticas sucias" que ningún otro Tanaori volvería a realizar, el Exiliado ocupa un lugar muy necesario en las rígidas formaciones de los Guardianes de Tanaor.


Sin-rostro
El Sin-rostro pertenece a un subgrupo secreto dentro de la sociedad Tanaori. Tienen todas las claves y oyen todos los rumores. Se dice que no tienen rostro para no tener ninguna responsabilidad personal ni duda en la ejecución de las órdenes. Dichas órdenes vienen directamente del Primer Vigía y a veces van contra el honor individual; cualquier Tanaori normal que tuviera que realizar alguna de esas órdenes, no tendría más remedio que convertirse después en un Exiliado.
Como ejecutores de las sentencias impuestas por el Primer Vigía, el Sin-rostro es frío y letal. Expertos en el uso de espadas, utilizadas cuando se ordena una sentencia de muerte, también son útiles en batalla. Por suerte para sus enemigos, nunca siguen las órdenes de los oficiales de menor rango, estando aparte de las tácticas de Tanaor. Pero esto mismo los hace más impredecibles, y por lo tanto más peligrosos.

Curator
El Gremio de Artesanos de Tanaor sobresale en la experiencia, muy por delante de cualquier otra tecnología en la galaxia. La tradición es su modo de vida, guardando celosamente sus secretos, pasando el testigo de conocimientos a sus aprendices únicamente después de un largo y duro periodo de entrenamiento. A pesar de eso, sus secretos son constantemente copiados por las otras facciones, aproximadamándose al increíble éxito de estos asombrosos artesanos.
El Curator es una de los mejores trabajos del Gremio de Artesanos. Equipado con el armamento adecuado para desencadenar una lluvia de balas contra el enemigo, su movilidad y reacciones hace que se parezca a un ser vivo. Optimizado para la protección y defensa, esta máquina completamente autónoma no necesita de ningún operador que monitorice su correcto funcionamiento.



La antigua familia de Coelx, gobernó sobre su planeta natal durante milenios. Enloquecidos por su ansia de poder y control, comenzaron la colonización de otros planetas, iniciando una campaña de conquista y destrucción nunca antes vista en la Galaxia. Sus métodos son simples: esclavizar y destruir. La Humanidad ha encontrado la verdad en esa elección.
Siglos de conquista y esclavitud han hecho de su fuerza de combate un ejército multirracial. Dirigidos por miembros de la familia. los esclavos se dividen en función de sus características raciales. trabajando en las tareas donde mejor encajan para alimentar la máquina del Imperio Soberano.
Seguir leyendo
Unidades del Imperio Soberano

Arconte
A medida que el número de planetas y razas dominadas creció, el Imperio comenzó a ser más difícil de controlar para la familia Coelx. Aunque son una raza de poder increíble, su número es muy escaso y muchos planetas conquistados iniciaron rebeliones inútiles pero irritantes cuando creían que los Tiranos se dedicaban a otros menesteres. Más tarde lo pagarían muy caro con su destrucción y aniquilación. Como resultado, la máquina del Imperio creó el Arconte. Nacido de modificaciones genéticas de una raza esclavizada, seleccionado al nacer, mediante la clonación y la instrucción desde la infancia, estos seres representan la voluntad de los Coelx allá donde vayan.
Refinados y exquisitos, la raza artificial de los Arcontes lidera las fuerzas de combate del Imperio Soberano donde los Tiranos los necesiten. Sus órdenes son inneludibles e inndiscutibles, pero no permanecen detrás dando órdenes; están hechos para ser asesinos

Siervo Nagrin
Casi todas las razas que componen el Imperio han sido asimiladas utilizando la fuerza, ya que las únicas opciones que dan los Tiranos es rendirse y servir o ser destruidos. Éste no es el caso de los Nagrin, una raza vil que se humilla delante de sus señores, encontrando en su subyugación la oportunidad de crecer a la sombra de un árbol grande.
Poblando los peldaños inferiores del Imperio, los Nagrin están normalmente presentes en las fuerzas de combate, habitualmente en primera línea, acosando a sus enemigos con la maldad y subterfugio que les es propia, permitiendo que otros más grandes acaben con cualquier contrario.

Bruto Jeghrok
Cuando el Imperio amenazó su civilización bélica, los habitantes de Jeghrok se rindieron ante tal poderoso oponente, ya que su instinto natural hacen que se sigan a un líder fuerte. Veneran el poder y la dominación, el Imperio ofrece ambos, así que les sirven sin dudarlo, siguiendo cualquier orden. Firmes y de confianza, los llamados Brutos del planeta Jeghrok sobresalen en la batalla.
Como una antigua raza guerrera, tienen la capacidad innata de aplicar cualquier táctica sin preguntar ni dudar. Los Tiranos pronto se dieron cuenta de esto, así que les equiparon con potentes armas y armaduras para que les pudieran servir mejor.

Fensir
El Imperio no era la única facción de la galaxia con una idea de expansión. La orgullosa raza de los Fensir iniciaron una campaña similar: conquistaron distintos planetas, obligaron a las poblaciones de éstos a pagar un tributo en recursos. Cuando los Tiranos lo descubrieron, comenzaron a destruirlos inmediatamente, pero cambiaron de mentalidad cuando se dieron cuenta que pudiendo utilizar esos increíbles guerreros sería más provechoso.
Los perdonaron, permitiendo a los Fensir vivir, tragándose su orgullo y prosiguiendo su conquista, ahora como víctimas de la extorsión, pagando con guerreros y recursos a sus nuevos amos. Dando la impresión que han aceptado su nueva situación, los Fensir trabajan duro y de manera eficaz, pero en el fondo anhelan el orgullo y gloria de su raza, esperando una oportunidad de librarse de sus ataduras.

Hostigador Serestian
Cuando el Imperio Soberano llegó a las gigantescas junglas del planeta Seresty, su intención fue extraer los recursos naturales, puesto que no detectaron rastros de vida inteligente. Sin embargo, cuando los Nagrim a cargo de los trabajos empezaron a desaparecer en la jungla, investigaciones posteriores revelaron la presencia de una raza semi-inteligente, con propiedades miméticas. Siendo aún miembros de una proto-sociedad cazadora, la raza Serestian abrazó rápidamente la vida que el Imperio les podía ofrecer: una fuente inagotable de nuevas presas que cazar. Para los Tiranos, la pérdida de los Nagrim devorados tuvo su recompensa.
Como raza de cazadores, los Serestian fueron rápidos aprendiendo el uso de nuevas armas que les abría un mundo de posibilidades para la caza, pero todavía prefieren el combate cerrado con el que dar el último golpe. Salvajes y primitivos, esta especie brutal es difícil de manejar incluso para los poderosos Oficiales del Imperio Soberano. Los Oficiales más inteligentes aprenden rápido que se necesita un flujo constante de objetivos para saciar el hambre y el deseo de caza de los Serestian. Aquellos que no lo llegan a averiguar, se convierten en la presa.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada